Programas

Mexicanos de Corazón, capítulo Quintana Roo

Sería deseable eliminar los “candados” legales que impiden a quince mil mexicanos naturalizados ocupar cargos públicos en Quintana Roo. Debemos seguir el ejemplo de los Estados de Querétaro y de la Ciudad de México en los que cualquier ciudadano mexicano, por nacimiento o naturalización, tiene derecho a acceder a cualquier cargo público, incluyendo los de elección, tal y como disponen sus respectivas constituciones.

Muchas de las leyes en Quintana Roo, parecen insistir en distinguir distintos tipos de mexicanos, los de primera y los de segunda clase, es decir, entre los que son nacidos aquí y los que son naturalizados. Lo cual supone una violación a los derechos humanos sobre muchos mexicanos, por razón de su origen nacional.

Una valiente diputada local en Quintana Roo, Ana Pamplona, decidió presentar el día 17 de junio del 2020 una valiosa propuesta encaminada a igualar en derechos a todos los ciudadanos mexicanos, independientemente de nuestro lugar de nacimiento.

Actualmente esta iniciativa se encuentra turnada para su discusión y dictamen en las comisiones de puntos legislativos y técnica parlamentaria (integrada por los diputados Roberto Erales Jiménez, Pedro Enrique Pérez Díaz, José Luis Toledo Medina, María Cristina Torres Gómez y Edgar Humberto Gasca Arceo) y en la de puntos constitucionales (integrada por los Diputados Reyan Arelly Durán Ovando, Erika Guadalupe Castillo Acosta, Roxana Lilí Campos Miranda, Hernán Villatoro Barrios y Judith Rodríguez Villanueva).

De esta manera, el Congreso de Quintana Roo podrá revisar su legislación local y actualizar sus textos para armonizarlos con los tratados internacionales en materia de derechos humanos y así lograr cuerpos normativos incluyentes con todos los ciudadanos mexicanos a fin de que tan solo se exija ser nacido mexicano para ocupar aquellos cargos públicos señalados en la Constitución Federal. Solo de esa forma dejará de haber mexicanos de primera y de segunda.

El problema es que, sin nuestra presión social, los diputados de las comisiones mencionadas jamás se reunirán siquiera a discutir el tema. Es por ello que los Mexicanos de Corazón necesitamos estar más unidos que nunca, para poder ganar visibilidad y así poder impulsar que se apruebe la iniciativa ya presentada.


Mexicanos de Corazón, a nivel nacional

Esta agrupación ha elaborado una iniciativa de ley en la que se analiza la exclusión que sufren los mexicanos naturalizados para postularse a ciertos cargos funcionariales, a pesar de que todos los que cuentan con la ciudadanía mexicana debieran ser iguales ante la ley.

Sin embargo, 46 leyes federales, parecen insistir en distinguir distintos tipos de mexicanos, pues exigen ser mexicano por nacimiento para ocupar casi 70 tipos de cargos públicos diferentes.

Sería deseable eliminar los “candados” que impiden a medio millón de mexicanos naturalizados ocupar cargos públicos. Al respecto, la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México ha aprovechado la posibilidad de marcar una pauta al respecto, al publicar su Constitución y haber decidido, al normar este aspecto, ser incluyente con todos los ciudadanos mexicanos, en el quinto párrafo de su artículo 24 y disponer: “Las y los ciudadanos mexicanos, por nacimiento o naturalización, tienen derecho a acceder a cualquier cargo público de la Ciudad, incluyendo los de elección”.

Es conveniente que el H. Congreso de la Unión revise la legislación federal y actualice sus textos para armonizarlos con los tratados internacionales en materia de derechos humanos. Para ello, necesitamos contactar y convencer a algún legislador federal, ya sea diputado o senador, para que presente la iniciativa por nosotros. Debemos hacer entender a dicho legislador que esta causa es justa y que, además, le puede reportar un buen apoyo electoral, ya que tenemos derecho al voto.